Home / Entrevistas / Dr. Delio Esteve – Epidemia de Salud

Dr. Delio Esteve – Epidemia de Salud

En el contexto actual, imaginar una epidemia de este tipo, sería algo impensado, más bien podría ser un excelente título para una novela de ciencia ficción, pero…

O será que tal vez…, queridos amigos, pueda ser algo real y posible ?…, resulta que un día charlando por teléfono con el Dr. Delio Esteve, él me comentó algo que había sucedido durante una presidencia del general Perón, y en lo que su padre, el siempre querido y bien recordado Prof. Esteve Dulín, había tenido mucho que ver, algo realmente de avanzada, lo más cercano a una utopía que se pueda imaginar, un plan de salud revolucionario y exitoso, que se creo y sostuvo sobre las bases del naturismo y el vegetarianismo, esto me motivo profundamente para realizar una nota para la revista y el portal web, así que fijamos un día y fui para su casa, con todo el entusiasmo que esto me producía.

Era un día especial, no lo podía creer, iba a entrevistar a uno de los mayores referentes del vegetarianismo y naturismo de Argentina y alrededores, era un momento especial en mi actividad periodística y sabía que muchas personas se asombrarían al leer la historia sobre este hecho increíble…, el Dr. Delio me recibió con su habitual entusiasmo, lleno de energía y simpatía, como siempre dispuesto a charlar sobre calidad de vida, me convidó unas frutas y nos ubicamos en su consultorio, preparé el grabador y lance la primera pregunta…

 

M.- Por favor Dr., aclárenos algo que siempre se discute: ¿los naturistas, comen carne?

Dr.- Estimado Manuel, gracias por hacerme esta pregunta, nunca me cansaré de repetir que los grandes naturistas de la historia nunca comieron carnes de ninguna especie, y siempre usaron regímenes vegetarianos para alimentarse, esto es así y no caben dudas de ningún tipo, pero debemos aclarar que hoy en día encontramos muchas rarezas que pueden confundir, hasta naturistas carnívoros, (risas), hace poco había por ahí un médico que se decía naturista porque comía animales salvajes, hay de todo, y sobre todo, falsos naturistas.
Quiero que quede bien claro, para que no haya incertidumbre, un naturista es vegetariano, o sea que no come ningún tipo de animal, pues respeta la vida sobre todas las cosas.

 

M.- Siempre se cuestiona a la medicina naturista como poco efectiva y algo lenta, usted que dice sobre esto?

Dr.- Siempre es bueno recordar que la medicina naturista no cura los síntomas, sino que su principal objetivo es formar un ser sano, para que nunca esté enfermo. Y para esto usa la naturaleza, el agua, el sol, la montaña, el aire puro, los elementos naturales.
La cura con el naturismo es siempre más rápida que con cualquier otra terapia, y más completa.
Recuerdo cuando a mi papá lo vino a ver el Sr. Pamies que luego tuvo la Posada Naturista de la Cumbre, en la provincia de Córdoba, tenía tres grandes cavernas en los pulmones, debido a una tuberculosis, ya estaba desahuciado, pero mi papá para mas seguridad lo mandó a ver a su amigo el Dr. Arendar, jefe de tisiología del hospital Muñiz, él lo revisó, le sacó radiografías, y le pasó, a mi padre, un informe escrito donde le daba tres meses de vida (estaba esputando sangre continuamente), tenía una tuberculosis muy avanzada. Y mi papá le dijo, aquí en la ciudad de Buenos Aires le quedan de tres a seis meses de vida, pero si usted se va la montaña, a 1000 metros de altura y hace un buen régimen vegetariano de verduras y frutas, cultivadas en lo posible, por usted mismo, recuperará rápidamente su salud y vivirá sano muchos años más, como si nunca hubiera tenido tuberculosis. Enseguida Pamies, convencido por el concejo del Prof. Esteve Dulín, vendió todo y se fue a La Cumbre, en la provincia de Córdoba, en la zona central de Argentina, al mes ya no esputaba sangre, y a los pocos meses ya se encargaba de cultivar sus propias verduras en su hectárea y media de terreno, en la entrada de La Cumbre, donde hizo una posada vegetariana, cuando se mudo a la montaña, el tenía 42 años, y le habían decretado tres meses de vida, pero con el cambio de vida, sanó y murió de viejo a los 88 años y sano. Por eso la medicina naturista es tan recomendable y efectiva.

 

M.- Tiene registros de curaciones realizadas a través de la medicina naturista?

Dr.- Claro, los médicos siempre llevamos registro de nuestros pacientes, mi padre tuvo 140.000 historias clínicas de pacientes sanos, los que la mayoría llegaban desahuciados, y al tiempo recuperaban la salud, yo tengo 160.000, así que entre los dos, llegamos a las 300.000 personas sanas gracias al naturismo y a la alimentación vegetariana, lo que es una demostración concreta de lo beneficioso de esta medicina.

 

M.- Que tiene que ver Hipócrates con todo esto?

Dr.- Tiene mucho que ver, fue quien inició la medicina en occidente, Hipócrates, fue el primer naturista, llamado el padre de la medicina, quien decía: “No hay enfermedades sino, enfermos” y “Las llamadas enfermedades son crisis de eliminación de miasmas acumulados”, son lo que hoy llamamos metabolitos, o sea, productos de deshechos que el organismo elimina, si son sólidos se eliminan por los intestinos, si son líquidos por los riñones y la transpiración, si son gaseosos por la respiración y por los poros, si son eléctricos, el roce de los líquidos en las paredes de los espacios intersticiales produce electricidad estática, electrones positivos, que cuando se acumulan mucho, dificultan el paso de la corriente por los nervios, y es necesario ayudar a eliminarlos por medio de los cambios térmicos que producen, por ejemplo, los baños de Kuhne o Kneipp.

 

M.- Por favor Dr. Cuentenos qué fue ese flagelo que azotó a nuestro país, allá por mediados del siglo pasado y que se llamó La epidemia de salud?

Dr.- La denominación “epidemia de salud” nace de mi padre, recuerdo aquella época cuando esa epidemia azotó nuestro país, allá por el año 1952, en aquel entonces, el Dr. Asiain Crespo, era jefe de cátedra de Clínica Médica del Hospital de Clínicas y fue nombrado jefe del servicio médico de la Presidencia de la Nación, vivía en Vicente López, pero pasaba casi todo el día en la Quinta Presidencial de Olivos, donde por las mañanas solía pasear y conversar por los jardines con el entonces presidente Juan Domingo Perón (“el león herbívoro” como gustaba llamarse), de quien además de amigo era su médico personal.

 

M.- Entonces esto fue algo que sucedió realmente?

Dr.- Tan real como que estamos hablando ahora, resulta que una mañana, caminando por los jardines de la quinta presidencial de Olivos, el presidente le comenta al Dr. Asiain Crespo, su médico de confianza, la salud está en crisis, debo disponer más dinero para hacer más hospitales, porque los enfermos están hasta en los pasillos y me da muchas lastima ver a todos así, además Evita, también estaba muy preocupada con eso, y agregó, no queda otra que hacer más hospitales.
Fue entonces que el Dr. Asiain Crespo -médico vegetariano, naturista- le dijo: estimado amigo, no se preocupe, es muy simple, no se necesita ni más dinero para el presupuesto, ni construir más hospitales, ni nada de recursos de ese tipo, lo que se necesita es simplemente, menos enfermos !!!
Dejando en claro el prestigioso profesional, su profunda convicción en el método que él propiciaba, del que destacaba en particular, su carácter preventivo sobre cualquier otra opción.

 

M.- Y que dijo el general Perón ante esta inesperada respuesta?

Dr.- Y claro, no era para menos, la cara de asombro del presidente Juan Domingo Perón fue acompañada con una rápida pregunta: ¿qué hay que hacer, como hacemos? A lo que el Dr. Crespo respondió: ordénele a su Ministro de Salud, al Dr. Carrillo, que se entreviste con los naturistas en la Asociación Naturista de Bs. As, y les pida que organicen un plan nacional de salud.

 

M.- Cual fue la reacción del presidente?

Dr.- Perón no dudó ni un instante, e instruyó sin perder tiempo al Dr. Carrillo, en aquella época, ministro de salud, para que siguiera el consejo del Dr. Crespo y se comunicara con el profesor Esteve Dulín y la Asociación Naturista de Bs. As, para solicitar una reunión y un plan como recomendaba el médico personal del presidente.
Y fue así como el Dr. Carrillo se vino para la Asociación, estábamos con mi padre en la puerta esperándolo cuando llegó con sus guardaespaldas, todavía recuerdo aquella anécdota, cuando el Ministro iba a entrar a la Asociación, y mi padre de repente le dice, un momento Ministro!, usted puede entrar, pero el habano no!, el cigarro se queda afuera, aquí no se puede fumar…
Y bueno…, el habano se quedó afuera, y estuvimos ahí conversando, mi padre le detalló los planes posibles a desarrollar yel gobierno facilitó la casa de Mendoza y la radio, para que se pudiera transmitir todos los conocimientos, acto seguido y rápidamente se crearon las colonias de vacaciones, las huertas familiares, todo el mundo tenía que comer su lechuga, su rabanitos, sus tomates, cultivados donde pudieran, hasta en las azoteas, y aunque parezca mentira, en aquella época, “todo era orgánico”, pues no se usaban químicos.

 

M.- Como lograron difundir este método masivo de salud?

Dr.- Se contó con el apoyo oficial, sin él cual no hubiera sido posible realizarlo, se hizo una gran campaña por radio y diarios, el cambio fue muy importante y a la vez muy efectivo, se pudo enseñar que toda comida tenia que tener alimentos crudos, pues ya se conocía la ley de Kouchakoff, que hablaba de la leucocitosis digestiva, fue Virchov quien en el siglo 19 descubrió eso, él había notado que después de comer se incrementaban los glóbulos blancos en sangre, entonces le llamó leucocitosis digestiva fisiológica, él creyó que esto sucedía para favorecer la digestión, estaba equivocado, pero la verdad era que cada vez que alguien comía le subían los glóbulos blancos, después, ya en el siglo 20, Kouchakoff, (quien era ucraniano) trabajando en París descubrió que había gente que después de comer no tenía aumento de glóbulos blancos, e investigando sobre que tipo de alimentos habían ingerido, encontró que todos habían comido alimentos crudos, ensaladas y frutas, entonces lanzó la teoría de que la comida cocida representaba una agresión para el organismo, igual que una infección microbiana pero de corta duración, también descubrió que cuanto mayor temperatura había recibido la comida mayor cantidad de leucocitosis se presentaba, sobre todo en materias grasas, los glóbulos blancos subían de 6000 a 12 o 14000 en media hora o en una hora en una comida muy pesada, y luego de 2, 3 o 4 horas, volvían los valores normales. Esto prueba definitivamente la importancia de la comida cruda y vegetariana.

 

M.- Cuanto duró este revolucionario plan de salud?

Dr.- Duró alrededor de 6 u 8 meses, y tuvo en ese lapso un gran éxito, ya que se emplearon métodos naturistas, como todos saben, estos son métodos de rápida y gran efectividad, ya que por el contrario de lo que es afirma engañosamente por ahí, la medicina naturista actúa más rápido y eficazmente que cualquier otra.

 

M.- Este gran éxito que nos comenta, no tuvo la resonancia que se supone, que sucedió?

Dr.- Ha raíz del gran triunfo de la campaña, se produjo una epidemia de salud, el hospital Santojani cerró sus puertas, debido a la falta de enfermos y el hospital Muñiz cerró una sala por medio, y las que quedaron habilitadas tenían a lo sumo, 3 o 4 enfermos.
Pero como ya algunos se imaginarán, la Epidemia de Salud, se terminó convirtiendo en un desastre terrible para quienes comerciaban con la enfermedad.
Tal vez valga la pena preguntarse, qué intereses tan poderosos habrán sido, los que se podrían atribuir a la defenestración del Dr. Ramón Carrillo, cuya recordada gestión solo es comparable a la del Dr. Oñativia, también ministro de Salud Publica del ex presidente Arturo Illia, quien tuvo igual destino…
Cabe recordar tristemente, que el plan quedo desarticulado y ahí se acabó…, al año nomás, los enfermos llenaban nuevamente los pasillos de los hospitales.

 

M.- Pero como puede ser que haya terminado de este modo?

Dr.- En realidad no se comprendió la magnitud de la obra que se estaba realizando, ya que se deberían haber hecho cambios en el sistema de atención en la salud, pues los médicos y las instituciones no deben vivir lucrando con la enfermedad, sino que deben obtener el beneficio económico lucrando con la salud, o sea, con el mantenimiento de la salud.
En las grandes ciudades no hay gente con salud, la mayoría están enfermos, todos son asiduos visitantes de hospitales y clínicas, y esto se debe a que se comercia con la enfermedad y no con la salud.
En la antigua China, los médicos tenían un determinado número de familias a su cargo, y ellos recibían el aporte económico, el dinero, el sueldo, solo si la familia se mantenía sana, cuando la familia se enfermaba, ellos no cobraban nada, entonces tenían que preocuparse por mantener la salud de la población.
Partiendo de esas base se deberían instrumentar nuevas normas que regulen el sistema de salud nacional.

 

M.- Sería hoy viable hacer un nuevo intento para instaurar una epidemia de salud?

Dr.- Hoy en día, una epidemia de salud, como están las cosas, sería una excelente forma de dar solución a la problemática de la salud pública y achicar el gasto del presupuesto nacional, pero lamentablemente lo que pasa es que el Ministerio de Salud, así como está organizado, debería llamarse Ministerio de Enfermedad, porque solo lucra con ella.

 

M.- Querido Dr. Delio, que le parecería ofrecer nuevamente esta epidemia de salud al actual Presidente de la Nación?

Dr.- Muy buena idea, como siempre, estamos y estaremos dispuestos a ayudar a todos a recuperar el equilibrio del vigor natural, sin lugar a dudas, este es el único método efectivo que existe para dar un vuelco rápido y global en la salud de la población, quizás a través de la Unión Vegetariana Argentina, de la cual soy miembro de honor, se pueda lanzar una propuesta similar.
Por favor, recuerden que el naturismo es salud.

esteve

El Dr. Delio Esteve, Médico Naturista, es un importante referente de la medicina naturista, tercera generación de vegetarianos, hijo del memorable Prof. Esteve Dulín, quien fundara a comienzos del siglo pasado la Asociación Naturista de Buenos Aires, miembro honorario de la Unión Vegetariana Argentina, permanente colaborador e integrante del staff académico de la revista El Vegetariano. Gran activista y promotor de una alimentación libre de crueldad, reconocido deportista ganador de decenas de competencias en todo el mundo en la especialidad remo y dueño de una vitalidad que siempre ha reflejado la fortaleza del estilo de vida vegetariano.(Nota del editor)

Manuel Martí
Entrevista realizada por Manuel Alfredo Martí

para el Grupo Editorial El Vegetariano, en el mes de septiembre de 2002, en Martínez, Buenos Aires, Argentina.

UniónVegetariana Argentina
http://www.uva.org.ar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*